Search

7 Cosas que debes saber para proteger tus bienes, contra demandas (aunsi piensas que no puede pasar



1. Tú puedes ser objeto de una demanda- aunque no seas propietario de una empresa: el

único prerrequisito para ser objeto de litigio es tener bienes de valor para otras

personas. Estos bienes pueden ser tu casa, tus inversiones, cuentas bancarias

personales, o simplemente tu empresa.

2. Planifica mientras tu negocio esta en buen estado, antes de que sea demasiado tarde:

¡No te esperes! así como tener un seguro, al establecer un Plan de Protección de Bienes

antes de que algo pase, es esencial. Es imposible poder predecir el futuro.

3. La Protección de Bienes, no es sólo para las personas ricas: cualquier persona esta en

riesgo de poder ser demandado, independientemente del valor de sus bienes. En cuanto

menos bienes tengas, mayor va a ser el impacto cuando te enfrentes a demandas o una

Bancarrota, porque tendrás menos en que apoyarte.

4. Tener un Seguro, no es suficiente: los seguros no cubren todo. Si así lo fuera, no hubiese

una gama tan enorme de pólizas de seguro en el mercado. Dichas pólizas se rigen por un

vocabulario legal y tecnicismos, que es fácil creer que todo este cubierto. Sin embargo,

puede que no estés protegido.

5. Es más fácil comenzar antes de incorporar bienes: es como construir una casa. Planea

correctamente desde el principio y el resto es sencillo. Pero cambiar cosas durante la

construcción puede costar más. Con la protección de bienes, es posible implementar

una estrategia en cualquier momento. Sin embargo, cuanto más sean sus bienes, mayor

responsabilidad tendrá que afrontar por impuestos sobre las ganancias del capital.

6. Después de que hayas sido demandado, es demasiado tarde para transferir bienes a

tus familiares: no hace falta ser Sherlock Holmes para rastreas registros o papeleo hoy

en día. Las transferencias que hagas después de ser demandado serán detectadas

rápidamente por las autoridades y confiscadas.

7. Proteger tus bienes, no es tan caro: es un pequeño precio a pagar en comparación con

los elevados y abrumadores costos legales que enfrentarás si te ves afectado por una

demanda o reclamos de un acreedor.


https://www.taxeffective.com.au/blog/protect-your-assets-against-lawsuits